El mantenimiento en una piscina puede ser tedioso, pero es necesario si se quiere disfrutar de un buen baño durante el verano. Si bien es cierto que el mantenimiento periódico no trata problemas en la estructura de la piscina, realizarlo es la mejor forma de encontrar roturas o grietas en la estructura de la piscina. Y es que las grietas en una piscina es uno de los problemas más peligrosos que pueden aparecer en tu pileta. Recuerda que puedes intentar reparar tu mismo este problema o puedes contratar a un grupo de expertos en mantenimiento y reparación de piscina.

Las grietas en las piscinas aparecen por la erosión del agua sobre la estructura de la piscina, por el crecimiento de raíces en en el interior, por el paso del tiempo o bien por otro motivo. Sea cual sea la causa, es muy importante solucionar este problema, ya que si no se arregla puede derivar en el derrumbamiento total de la estructura de la piscina o que aparezcan fugas.

¿Cómo puedo reparar las grietas en mi piscina de hormigón?

Grieta en una piscina.

Si decides reparar las grietas de la piscina tú mismo, lo primero que debes conocer es el revestimiento donde ha aparecido una grieta en tu pileta. Y es que dependiendo de cada piscina y de cada zona, el revestimiento es uno u otro. Por lo tanto puedes encontrar estos revestimientos en tu piscina:

  1. Azulejos
  2. Enlucido de mortero.
  3. Gresite.
  4. Pintura.

Cuando conozcas la superficie que debes reparar debes seguir los pasos que te indicamos a continuación:

Paso 1: Valoración de la grieta a reparar

Lo primero que se debe hacer antes de reparar una grieta de una piscina es conocer el alcance de la misma. La magnitud de la fisura condicionará la reparación que debes llevar a cabo.

De este modo, conocerás hasta donde llega la grieta y el motivo por el que se ha producido. Y es que debes tener en cuenta que en las piscinas de hormigón sufren movimientos por el empuje del agua y de la tierra exterior.

Paso 2: Quitar el material para ver la grieta de forma más nítida

Una vez hayas detectado la grieta de tu piscina es momento de que retires el material que tiene a su alrededor o sobre la misma. En este caso te recomendamos retirar hasta 5 u 8 centímetros del material que hay alrededor de la grieta. Para retirar el material alrededor de la grieta debes utilizar un martillo y un pico.

Si además de alrededor de la grieta, en su interior también hay material o cualquier objeto que dificulte la reparación de la grieta debes retirarlo. El objetivo es llegar al hormigón de la grieta, por lo que debes retirar todo el material que dificulte el acceso al hormigón. Si fuera necesario, puedes utilizar un martillo eléctrico.

Debes tener mucha precaución para que no piques sobre la grieta y rompas una tubería, lo que ocasionaría una fuga mucho mayor y un problema peor al que tenías con la grieta.

Paso 3: Reforzar la zona de la grieta

Debes realizar unos pequeños agujeros a lo largo de la grieta. De este modo, en estos agujeros insertaremos unas grapas metálicas que reforzarán la estructura. Sobre las propias grapas tendrás que rellenar la grieta con fibra de vidrio.

Paso 4: Limpieza de toda la grieta

Ahora debemos limpiar muy muy bien toda la superficie, para eliminar los restos de polvo y de material roto. Así conseguimos que haya una mejor adherencia y pegado de los materiales que usaremos en la reparación de la grieta.

Paso 5: Aplicar resina de unión

Ya está todo bien limpio, pero aún debemos de reforzar esta zona rota, ya que es un material más viejo y dejaría una junta de unión más pobre con el material nuevo que apliquemos encima.

Para que este material nuevo se adhiera mucho mejor aplicaremos una imprimación de un producto, es una resina de unión. Lo daremos en toda la zona sin escatimar, en pequeños poros o huecos y llegando hasta solapar el filo de toda la rotura exterior.

Paso 6: Introducir las grapas en la grieta

Para introducir las grapas en la grieta debes utilizar el taco químico de poliéster o epoxi el cual cuaja muy rápido a partir de los 25-30 Cº y no puedes pararte mucho mientras lo aplicas. Rellena cada agujero donde va cada grapa desde el fondo hacia fuera y después introduce la grapa hasta el final.

Paso 7: Rellenar la grieta con mortero reparador

Aplica el mortero reparado sobre toda la superficie de la grieta. De este modo «rellenarás» la grieta y la taparás de forma óptima.

Paso 8: Colocar gresite nuevo en la zona

Colocar el gresite es el siguiente paso a dar en la reparación de tu grieta. Si tu revestimiento es otro distinto al gresite procede a su colocación o aplicación igualmente. Aconsejamos que el gresite vaya con malla en vez de con papel.

Así también reforzamos con la malla esta zona de la pared o el suelo donde afecta la grieta. Para el pegado del gresite solo debemos utilizar un producto, mortero cola especial para piscinas color blanco. 

Paso 9: Sellar las juntas

Si se aplica un revestimiento como puede ser el de los azulejos, debemos utilizar un mortero tapajuntas especial para piscinas y gresite o el material que se haya aplicado. Solo debes dejar secar para que actúe el producto y posteriormente limpiar de forma suave con una esponja húmeda. De este modo, dejarás la zona de la grieta como nueva.

Consejo para reparar las grietas de una piscina de forma correcta

Lo primero que debes tener en cuenta cuando vayas a reparar una grieta en una piscina es saber que se trata de una reparación costosa y que, por lo tanto, quizás requieras de la contratación de un grupo de expertos que hagan este trabajo.

El siguiente consejo que te damos desde Climatech Alicante es que si decides realizar tu esta reparación cuenta con los productos y herramientas necesarias para la reparación.

Utiliza guantes en todo el proceso de la reparación y los materiales que se indican. También debes respetar las indicaciones del fabricante del producto en cuanto a temperatura de aplicación y el tiempo.

Entradas recomendadas